Volver
'

27 de July, 2023

Crowdlending inmobiliario ¿Qué es?

El crowdlending inmobiliario es una práctica para financiar proyectos de construcción de inmuebles mediante aportaciones de pequeños, medianos o grandes inversores a cambio de una rentabilidad, que en estos momentos se encuentra entre el 8-12% anual, ya sea mediante intereses o mediante acciones en la empresa.

Esta forma de financiación inmobiliaria ha tomado fuerza en los últimos años, especialmente en estos momentos en que hay un endurecimiento de las condiciones de préstamo para las promotoras de viviendas.

 

¿Cómo se puede invertir mediante crowdlending?


 

En primer lugar, debemos establecer qué personas o entidades pueden invertir mediante crowdlending. La Comisión Nacional del Mercado de Valores de España, que regula este tipo de financiación desde 2015, establece que existen dos tipos de inversores.

Por un lado, encontramos a los no acreditados, que son las personas que no se dedican de forma profesional a este sector, y que tienen limitada la inversión. Solo pueden aportar un máximo de 1.000 por proyecto, con un tope máximo de 10.000 euros entre diversas inversiones de crowdlending.

Por otro lado, encontramos a inversores profesionales, acreditados, que no tienen límite de aportación porque se dedican de forma habitual a este tipo de actividades. En este caso encontramos actores como los bancos, empresas de crédito, otras promotoras inmobiliarias, etc.

En cualquier caso, la aportación económica a estos proyectos se debe realizar a través de una plataforma dedicada únicamente al crowdlending, que valorará la viabilidad del proyecto antes de exponerlo para recibir inversiones inmobiliarias.

La aportación que quiera hacer cada inversor se realizará mediante un préstamo, estableciendo un plazo de vencimiento y una tasa de interés concreta. También puede materializarse entregando acciones del proyecto o empresa al inversor.

 

Ventajas y desventajas del crowdlending inmobiliario


 

Entre las ventajas más claras del crowdlending inmobiliario encontramos la posibilidad de invertir sin necesidad de contar con un capital especialmente grande. Esto supone una democratización de la inversión, ya que se abre esta posibilidad a un número más grande de personas. Además, supone un buen empujón para las empresas promotoras de vivienda, que han encontrado en esta práctica una alternativa a la financiación tradicional.

Pero no es oro todo lo que reluce en el crowdlending inmobiliario. Este sistema también cuenta con una serie de desventajas, derivadas del hecho de ser una forma novedosa de invertir en bienes raices. Al ser tan reciente, la legislación aún no abarca todos los puntos necesarios, por lo que puede dar una cierta sensación de incertidumbre. Por otro lado, las garantías y la seguridad, son muy limitados, a pesar de que el sector inmobiliario es uno de los más estables del mercado económico.

SUBIR